Las mejores empresas para trabajar



El instituto Great Place to Work elige a las empresas con mejor clima laboral del Ecuador. En 2007, 14 firmas lideraron el ranking.


Con empleados contentos en su trabajo las empresas pueden lograr sus metas, y una de las más importantes es la rentabilidad. Para las organizaciones, lograr la satisfacción del recurso humano depende de algunos aspectos; entre ellos: la comunicación abierta entre los jefes y colaboradores y el reconocimiento al esfuerzo de los empleados con recompensas.

Según el Instituto Great Place to Work, una entidad internacional presente en 32 países, que mide el ambiente laboral en el Ecuador desde el año 2005, un gran lugar para trabajar debe tener tres prioridades: una buena relación entre líderes y colaboradores (que se mide en términos de credibilidad, respeto e imparcialidad en el trato); la camaradería entre los trabajadores; y el orgullo que sienta el empleado por pertenecer a la organización.

En el Ecuador, de 41 empresas que midieron su clima laboral en 2007, 14 fueron escogidas como las de mejor ambiente, y por ende, las mejores para trabajar. Kimberly Clark, empresa productora de pañales, papeles y toallas higiénicas, lidera el ranking, por segundo año consecutivo (2006 y 2007).

Casi todas las ganadoras se caracterizan por invertir constantemente en capacitación, lo que es altamente valorado por el personal. Así por ejemplo, la española Telefónica Móviles, dueña de la marca Movistar, creó en 2007 la Universidad Telefónica, ubicada en Barcelona, España, donde los trabajadores ecuatorianos, de mandos medios y altos, asisten a seminarios, por lo menos dos veces al año.

Allá estudian programas de comunicación, negocios, trabajo en equipo, liderazgo… “El año pasado asistieron alrededor de 30 trabajadores ecuatorianos y esperamos enviar más empleados en el 2008”, afirma José Luis Díaz de Mera, presidente ejecutivo de Movistar.

Otro de los factores que hace que el empleado sienta orgullo por la empresa donde trabaja es el involucramiento de su familia. Así lo hace Citigroup en el Día Global de la Comunidad, que celebró el pasado 17 de noviembre con los trabajadores y sus familiares. “Los empleados, esposas e hijos sembraron árboles en el parque Las Cuadras, de Quito; y en Guayaquil pintaron las viviendas de la fundación Aldea de Niños Cristo Rey”, afirma Diana Torres, gerente general de Citigroup.

Para elegir a las mejores empresas para trabajar, el Great Place to Work encuestó a 16.000 empleados entre noviembre del 2006 y octubre de 2007.

Cada trabajador respondió un cuestionario de 58 afirmaciones, cada una de las cuales tenía una valoración del uno al cinco. Los números uno y dos significan una respuesta negativa; el tres, indecisa; y el cuatro y cinco, positiva. “¿Los jefes comunican de forma clara sus expectativas?”, “¿Los jefes reconocen el esfuerzo y trabajo adicional?”, fueron algunas de las interrogantes.

“Las 14 empresas ganadoras tuvieron resultados por encima del 75 por ciento de satisfacción”, comenta Mauricio Morillo, presidente de Great Place to Work en Ecuador.

Éstas tienen la oportunidad de competir entre las 100 mejores de Latinoamérica, que se elegirán este año, en México. Cada día hay más empresas que quieren medir la satisfacción de su personal. En 2005 el instituto evaluó a 25 empresas; en 2006, a 35; y en 2007, a 41. En 2008 prevé evaluar a 70 empresas. “Se va a incluir a las empresas del sector agroindustrial rural.

Hemos desarrollado una metodología para encuestar a personas que no saben leer ni escribir”, añade Morillo.

La número uno
Kimberly Clark, fabricante de pañales y toallas higiénicas, es la mejor empresa para trabajar en el país, según el Great Place to Work. Lo más valorado por el personal es que sus inquietudes son escuchadas
Xavier Murillo, de 33 años, estuvo en la Mesa de Ganadores de Kimberly Clark, en 2007. Allí compartió un almuerzo con sus jefes y recibió un diploma como reconocimiento al alto puntaje que obtuvo (99 sobre 100) en las pruebas que realizó en Perú para ser inspector certificado.

La “Mesa de Ganadores” y “Diamantes”, un programa que premia a los empleados destacados, con un reloj de marca, son dos de los planes que ha desarrollado la empresa para reconocer el esfuerzo de sus trabajadores, cuando son colaboradores, tienen iniciativas o alcanzan récords de producción y ventas.

“La empresa siempre reconoce nuestros logros y eso motiva a los empleados”, afirma Xavier Murillo, auxiliar de Control de Calidad de Kimberly Clark. Por tener un buen clima laboral, la multinacional, que fabrica productos para la higiene personal, lideró en 2006 y 2007, el ranking de las mejores empresas para trabajar, según el Great Place to Work.

Logró ser la número uno, entre las 41 empresas que participaron, porque se preocupa constantemente por la capacitación, salud, estabilidad y hasta por la familia de sus 540 trabajadores.

Como ejemplo, la firma organizó por primera vez, en septiembre pasado, la Semana de la Salud. Allí hubo especialistas que impatieron charlas preventivas sobre distintas enfermedades, chequeos médicos y exámenes gratuitos. La jornada médica sirvió para que los trabajadores accedan, desde el año anterior, a un menú equilibrado en el comedor de la empresa.

“Si los empleados están bien de salud, la empresa podrá estar bien”, afirma Jorge Morales, gerente de Liderazgo y Cultura Organizacional de Kimberly Clark.

Escucha al personal
“La empresa nos considera personas y no máquinas de producción, por eso siempre escucha nuestras ideas y peticiones”, añade Murillo. Como muestra, un grupo de trabajadores solicitó a la presidencia ejecutiva, el año anterior, un anticipo de las utilidades que recibirán en 2008. La firma aceptó y entregó 200 dólares a cada empleado.

En Kimberly Clark se practica la cultura ganadora. Es decir que tanto la empresa como los trabajadores están satisfechos, añade Morales. La combinación de factores que crea esta cultura interna fue lo que le ganó la más alta puntuación en el estudio.

La multinacional también pone énfasis en la capacitación de su personal. Para esto firmó alianzas con la Escuela de Dirección de Empresas (IDE) y la Universidad Católica de Quito, donde 65 empleados realizaron diplomados y empezaron maestrías el año anterior.

Ser la mejor empresa del país para trabajar motiva al recurso humano; y éste lo demuestra cumpliendo cada una de las reglas de la organización. Una de ellas: la puntualidad. “En una reunión, los jefes y los empleados siempre llegan a la hora exacta”, afirma Morales.

La fabricante de las marcas Scott, Kotex, Huggies, entre otras, alcanzó ventas de aproximadamente 90 millones de dólares en 2007.

Incorporación de la familia
La incorporación de la familia es otro de los aspectos que valora el personal de Kimberly Clark. Para las esposas de los trabajadores la empresa imparte talleres de belleza, manualidades, costura, cocina y enfermería. Es parte del plan “Calidad de Vida”, que la firma desarrolló para que las esposas de los empleados se conviertan en microempresarias. Para los hijos, hay cursos de pintura, deportes, teatro…
Personal Contento

Yanbal, empresa de ventas de cosméticos por catálogo, tiene a su personal muy motivado. Reconoce su trabajo y se preocupa por la superación académica del equipo


Durante 2006 y 2007 la fabricante de cosméticos, joyas y perfumes, Yanbal, se mantuvo en el segundo lugar en el ranking de las mejores empresas para trabajar del Ecuador, según el Great Place to Work. Así lo decidieron sus 516 trabajadores, que en las encuestas realizadas por el instituto que mide el clima laboral, dieron fe de que en Yanbal, la celebración y el reconocimiento son los ejes de la motivación.
La empresa que tiene 30 años en el país se caracteriza por festejar las fechas importantes para los empleados. Celebra el Día del Trabajo, organiza olimpiadas y campeonatos deportivos, y al finalizar cada año hace una reunión, donde además de festejar la Navidad, reconoce a los empleados por años de antigüedad.

Un colaborador que tiene 19 años en Yanbal es Juan Carlos Cevallos, de 38 años. Empezó como mensajero pero las oportunidades de crecimiento que le dio la empresa y el espíritu de superación le permitieron ascender algunos cargos, y en la actualidad es el jefe nacional de Crédito y Cobranzas.
“Trabajar en Yanbal ha sido gratificante, no solo porque nos motiva constantemente, sino porque se preocupa porque el ambiente laboral siempre sea óptimo y estemos bien”, añade Cevallos. Yanbal, cuyas ventas de 2007 llegaron a los aproximadamente 150 millones de dólares, también motiva al personal apoyándolo en su preparación académica.

Unos han terminado la educación secundaria y otros realizan maestrías y postgrados. “La capacitación les permite hacer carrera dentro de la empresa”, afirma Robert Watson, presidente ejecutivo de la firma.
En la actualidad alrededor de 15 ejecutivos de Yanbal están realizando maestrías y la empresa les reembolsa entre el 50 y 75 por ciento de la inversión. La empresa de ventas por catálogo, que tiene 106 mil vendedoras en todo el país, continuará midiendo su clima laboral porque quiere liderar el ranking. “Estar entre las mejores empresas para trabajar ratifica que estamos en el camino correcto”, concluye Watson.

El dinero motiva
La fabricante de tuberías Amanco Plastigama, es la tercera mejor empresa para trabajar. Tiene una comunicación abierta y valora las sugerencias de sus trabajadores.
Una de las máquinas de Amanco Plastigama producía 3.000 codos plásticos (para la unión de las tuberías) cada 24 horas. Sin embargo Wiliam Briones, trabajador de la empresa, detectó que ésta podía rendir más; y junto a cuatro compañeros propuso un proyecto que incrementaría la producción de la maquinaria a 3.700 codos por día.

El comité de proyectos de la empresa productora de tuberías analizó la propuesta, comprobó que le generaría más rentabilidad a la firma y premió con 5.000 dólares a los cinco trabajadores.
En Amanco Plastigama “cada sugerencia o idea que signifique un beneficio para la empresa, es premiada económicamente y eso me motiva a estar pendiente de algún cambio que genere rentabilidad”, afirma William Briones, supervisor de la planta de producción de inyectores.

Amanco, que comercializa sus productos bajo la marca Plastigama y tiene 15 años en el mercado, está por tercer año consecutivo en el ranking de las mejores empresas para trabajar del Ecuador. La firma tuvo un alto puntaje en el orgullo que sienten los trabajadores por la equidad en la empresa. El trato es igual para todos, sin importar el rango.

Manuel Palacios, presidente ejecutivo, afirma que hay dos aspectos altamente valorados por los empleados: el reconocimiento y la recompensa. La firma se preocupa por reconocer, una vez al mes, a los trabajadores más destacados, en un almuerzo donde se reúnen con el presidente de la empresa. Decirle al trabajador “lo hiciste bien” lo motiva y es un salario emocional, añade.

Por otro lado está la recompensa económica. Para esto Amanco tiene un sistema de remuneración que contiene una parte fija y una variable. El salario fijo está en función del mercado; y el variable, en función de los resultados alcanzados por cada trabajador, según los objetivos que mensualmente le asigna la firma. “La empresa decidió que el 70 por ciento del sueldo sea fijo y el 30 por ciento variable, pero éste puede incrementarse según las metas alcanzadas por cada trabajador”, acota Palacios.

Amanco también se preocupa por la capacitación, el bienestar y la familia de los empleados; por eso desarrolla actividades donde participan las esposas e hijos de los trabajadores. Hay talleres de manualidades, costura, cocina, pintura… El año anterior la firma contrató a 60 personas, de 500 curriculums que recibió. Tuvo una producción de 27.000 toneladas de plásticos en 2007 y para 2008 prevé crecer en un cinco por ciento.
Amanco Plastigama continuará midiendo su clima laboral en los próximos años. En 2008 quiere liderar el ranking y ya se prepara desde ahora. Prevé incrementar la capacitación de sus trabajadores, pues sabe que la formación es una herramienta poderosa que logra la competitividad.
Buen trabajo

Movistar, Citigroup, Mc Donald´s, Familia Sancela... también están entre las mejores empresas para trabajar del Ecuador. Cada una aplica una estrategia diferente
Más capacitación

Movistar, que está en el cuarto lugar entre las 14 mejores empresas para trabajar, hace énfasis en la capacitación de sus trabajadores. Además de enviar a sus ejecutivos de mandos medios y altos a la Universidad Telefónica de España, también se preocupa por la capacitación local.
Tiene alianzas con la Escuela de Dirección de Empresas (IDE), el Tecnológico Monterrey, donde se capacitaron 250 trabajadores en 2007; y además con la universidad Técnica Particular de Loja, donde 300 empleados asistieron a la escuela de Servicio al Cliente y Ventas.
“Movistar nos forma para ser líderes y eso nos motiva”, dice Valeria Gallegos, jefe nacional de operaciones de Movistar. Ella estudia un diplomado de Alta Gerencia.

______________________________________________________

Primero la familia
Uno de los aspectos más valorados por los 110 trabajadores de Citigroup es que la empresa involucra a su familia en diversas actividades. Por ejemplo, el pasado diciembre realizó el concurso de pintura entre los hijos de los empleados. Los diseños ganadores fueron impresos en las tarjetas de Navidad que la empresa repartió a sus clientes.
Tomando en cuenta la importancia de la familia, Citigroup desarrolló el programa “Trabajo flexible” que le permite al empleado adecuar su horario de trabajo en función de sus necesidades personales. “La finalidad es que el trabajador tenga un balance entre el trabajo y su vida personal”, afirma Diana Torres, gerente general de Citigroup.

Buen trato para rendir al máximo
En 2006 la Sociedad Internacional Petrolera (SIPEC) estuvo en el puesto 14, entre las mejores empresas para trabajar. Y en el 2007, en el sexto. “La meta no era ser premiada, sino lograr un diagnóstico para mejorar”, dice Roberto McLeod, gerente de Sipec. Marco Hidrovo, un empleado que ha escalado en Sipec, identifica los pilares del éxito de la organización: honestidad, actitud positiva, bienestar personal, trabajo en equipo. Los empleados están lejos de su familia, en los campos petroleros ubicados en El Coca, y el reto de la empresa es que el trabajo no sea un suplicio. Por eso les provee de instalaciones equipadas, alimentación controlada por nutricionistas, seguro médico, etc.Un mundo de oportunidadesLa credibilidad, la ética en los negocios y la eficiencia son las premisas que permitieron al Grupo Financiero Producción, estar entre las mejores empresas para trabajar. Así lo destacan dos empleados que han escalado en la empresa: José Ricaurte, vicepresidente de Eficiencia y Productividad, y Guillermo Vilac, vicepresidente de Banca de Consumo.

En 2007 la empresa impartió talleres de Programación Neurolingüística. El objetivo fue apoyar la formación integral de sus colaboradores en una faceta clave, según Juana Rivera, gerente de Recursos Humanos. Con más de 2.100 empleados en el país y con Produbanco a la cabeza, la corporación maneja Produfondos, Produvalores, Produbank (Panamá) y Servipagos. Produbanco es el brazo financiero más importante del grupo.

Ascenso asegurado
Los empleados de Mutualista Pichincha tienen muchas opciones para ascender. Y cuando hay vacantes, el personal puede postularse para los nuevos cargos. Ser una de las mejores empresas para trabajar, según Javier Pallares, presidente del directorio, se debe a que implementó la capacitación permanente y políticas de puertas abiertas de parte de los directivos.
En la institución especializada en crédito hipotecario, todo el personal opina sobre los cambios que se deben aplicar en la Mutualista.

Premia metas cumplidas
Mc Donalds participó por primera vez en el Great Place to Work. Lo que más motiva a sus 700 trabajadores es el programa de incentivos que tiene la empresa, para “optimizar los recursos e incrementar las ventas”, dice José Luis Salazar, presidente de Mc Donald’s en Ecuador. Uno de los programas es el “All Star”. En éste se realizan competencias entre los restaurantes de la misma ciudad y los ganadores reciben como premio un viaje con todos los gastos pagados.Comparten ilusionesRoque Sevilla, presidente de Metropolitan Touring, destaca la participación de los 640 empleados en la planeación estratégica de la organización como el punto de arranque para un buen ambiente de trabajo y para el éxito empresarial.

“Hay que compartir las ilusiones” y eso se logra cuando los empleados conocen el país. Por ello forman brigadas turísticas y se movilizan hacia zonas determinadas, visitan hoteles, restaurantes, recorren ríos, montañas... Tras su experiencia elaboran informes que son incluidos en los productos turísticos. A esto se acompaña la capacitación permanente

Escuela de trabajo
Lo que más valoran los 700 trabajadores de Familia Sancela es el desarrollo profesional que les brinda la empresa productora de las marcas Pequeñín, Nosotras, Familia y Tena. “La empresa se ha convertido en una escuela de trabajo”, afirma Gustavo Duque, su gerente general.

La firma invierte constantemente en la capacitación de su personal. Durante 2007 otorgó 11.530 horas de capacitación a sus empleados, mientras que en 2006 fueron 9.642. Esto permitió que en 2007 haya 107 ascensos que fueron ocupados por los mismos trabajadores de Familia Sancela.

Empresa confortable
La delegación, el desarrollo, la equidad en la remuneración y en el trato hicieron que Chaide y Chaide ocupe un lugar en el ranking. “Es un logro importante”, dice Carmen Barriga, gerente general de la fábrica de colchones Chaide y Chaide, y Regina. Allí los 330 trabajadores tienen posibilidades de ascenso “Si demuestran desempeño y cumplen con un perfil de formación profesional, puede ascender”.
La firma otorga constante capacitación. Los empleados reciben tres cursos al año, cada uno de 30 horas, relacionados con calidad y seguridad. Chaide y Chaide que tiene 32 años en el mercado, produce 1.500 colchones diarios.

Por el bienestar del empleado
Provefarma, la operadora logística del Grupo Fybeca, fue elegida por su política de desarrollo y reconocimiento a sus colaboradores, como una de las mejores empresas del Ecuador para trabajar.
Sus 354 empleados reciben capacitación técnica, profesional y humana. Adicionalmente sus familias se benefician con campañas de vacunación, jornadas deportivas y pasantías pagadas para los hijos de los trabajadores durante las vacaciones, explica Gina Villamar, gerente general de Provefarma.
“El éxito de la empresa es que el personal es concebido como ser humano y no como máquina”, afirma Antonio Vásconez, jefe del Centro de Distribución.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada