Dolor de cabeza y fiebre

Dolor de cabeza, sus causas
El dolor de cabeza es un problema frecuente y motivo del 40% de consultas en el mundo. En pocas ocasiones es señal de una infección aguda en el organismo, de tumor, de lesión en el cráneo, de presión alta y enfermedades de ojos, nariz, garganta y oídos. Por lo general no es una enfermedad sino un síntoma.

La causa principal de los dolores de cabeza es la tensión, y con mucha frecuencia la tensión se debe al estrés. Otras posibles causas pueden ser la fatiga, la inflamación y obstrucción de los senos paranasales, las alergias, la contaminación ambiental y la irritación de los vasos sanguíneos del cuero cabelludo, la deshidratación, el consumo excesivo de alcohol y cambios hormonales en las mujeres.

Los dolores de cabeza se pueden definir desde molestias leves de corta duración hasta dolores intensos incapacitantes. Pueden irradiar desde detrás de los ojos a las sienes, en la frente, en
la nuca o incluso en toda la cabeza.

En la mayoría de los casos, el dolor es sordo, continuo y profundo, puede estar acompañado de pulsatilidad y de rigidez de los músculos que rodean la cabeza y el cuello.

Las crisis del dolor de cabeza "en racha" o periódicas, alcanzan su máxima intensidad en tres a cinco minutos, permanecen en ese nivel unos 45 minutos y luego ceden paulatinamente. Las padecen las personas de cualquier edad desde los 10 años y predomina en 90% de los hombres.

En cambio las crisis de jaqueca comienzan después de despertarse y se intensifican durante horas, persisten incluso por días y se alivian con el sueño. Las padecen personas de todas las edades, particularmente los adultos jóvenes y tiende a disminuir su frecuencia e intensidad al envejecer

El dolor de cabeza relacionado con la tensión emocional tiende a ser crónico o continuo y se define como una sensación de presión o como si "se tuviera un tornillo en el cráneo". En ocasiones el dolor es lo suficientemente intenso que justifica la consulta al médico.

¿Qué se puede hacer ante un dolor de cabeza?
Muchos de los dolores de cabeza se pueden disminuir de forma importante con la administración de medicamentos analgésicos como el Ibuprofeno. Que a diferencia de otros analgésicos, actuá de forma más rápida, sin irritar el estómago, sin dejar mal sabor de boca y lo más importante es que no se acumula en el organismo, sino que es desechado por vía urinaria en las primeras 24 horas de su uso.

Fiebre
La temperatura corporal está regulada por neuronas termosensibles localizadas en el hipotálamo que responden a los cambios en la temperatura de la sangre, así como a las conexiones nerviosas directas con los receptores de calor y frío situados en la piel y los músculos.

La temperatura corporal normal cambia de forma regular cada día; esta variación diurna determina que la temperatura corporal sea menor a primeras horas de la mañana y se eleve aproximadamente 1 °C en las últimas horas de la tarde o al anochecer.

En condiciones normales, el hipotálamo fija la temperatura corporal alrededor de los 37 °C, cuando se mide por la vía oral, y 37.5 °C si es por la vía rectal.

¿Que es la fiebre?
Es una elevación controlada de la temperatura del cuerpo por encima de los valores normales para una persona. El hipotálamo se reajusta en respuesta a las sustancias químicas llamadas pirógenos que viajan al cerebro y lo estimulan para que regule la temperatura a un nivel más alto; esto quiere decir que es una respuesta de adaptación.

La fiebre se define como una temperatura corporal mayor de 37.8 °C oral o de 38.2 °C rectal y se reconoce como fenómeno benéfico que protege al organismo contra varias enfermedades.

Fases de la fiebre
1. De elevación.- se acompaña de malestar y se debe a menor pérdida de calor, el niño siente frío y su piel también se siente fría al tacto.
2. De estabilización.- la piel enrojecida o sonrosada significa que la fiebre ha llegado a su máximo.
3. De descenso.- se presenta por caída gradual en dos a tres días al nivel normal o por descenso en pocas horas, la piel está sudorosa, húmeda y caliente.

¿Cuál es la causa?
Los pirógenos son grupos de sustancias que provocan fiebre y se dividen en exógenos y endógenos.
Los pirógenos que proceden del exterior del cuerpo (exógenos) son las bacterias, vuris, hongos y sus productos.
Los pirógenos que se originan en el interior del cuerpo (endógenos) son sustancias producidas por el cuerpo como las interleucinas cuya tarea es determinar si la inflamación persiste o se elimina, las células protectoras con actividad antitumoral y proteínas como el interferón, que "interfiere" (de aquí su nombre), con la reproducción de virus.

Así, la fiebre puede deberse a infecciones, vacunas, a lesiones en tejidos provocados por inyecciones o quemaduras, heridas graves, a sustancias químicas como fármacos, a trastornos inmunitarios, a enfermedades inflamatorias por ejemplo del intestino, a trastornos genéticos, a causas mal conocidas o incluso que se desconocen.

Patrón de fiebre observado en enfermedad causada por virus
¿Qué síntomas se relacionan con la fiebre?
Los síntomas varían mucho y dependen de la edad del niño, de la agudeza y la elevación de la fiebre. así como la naturaleza de la enfermedad que la cause.
Los síntomas relacionados directamente incluyen escalofríos, que son los que anuncian por lo general el inicio de una temperatura elevada y son característicos de algunas enfermedades por bacterias, por virus y no infecciosas; dolor de cabeza; náuseas; elevación de los latidos del corazón, a una frecuencia de 10 latidos por minuto por cada grado de elevación de temperatura; respiración acelerada en casi 2.5 respiraciones por minuto por cada grado de incremento de temperatura; reducción de la actividad y sueño excesivo.

La fase inicial de la fiebre se acompaña de elevación de la presión arterial. Ocasionalmente durante la fiebre se observa relativa lentitud anormal de los látidos del corazón.

Tres principales grupos de fiebre pediátrica y su duración habitual

Grupo Causas Duración habitual
Fiebre con signos de localización Infección de vías respiratorias altas Menos de dos semanas
Fiebre sin signos de localización Infección viral, de vías urinarias Menos de dos semanas
Pirexia de origen desconocido Infección, artritis reumatoide Más de dos semanas

¿Puede haber complicaciones?
El aumento de temperatura corporal puede causar deshidratación, y un niño deshidratado tiende a sufrir de insolación, especialmente cuando está muy arropado, por lo que es indispensable darle a tomar con frecuencia líquidos como jugos de fruta, limonada, tés, caldos ligeros o agua simple.

Pocos niños, especialmente los de menor edad, experimentan delirio, el cual se presenta en infecciones virales y bacterianas y con regularidad es recurrente, lo que puede resultar angustiante para los padres.

El herpes labial (úlcera fría), es resultado de la activación de una infección latente por herpes simple que acompaña a una enfermedad febril y ocurre con menor frecuencia.

En niños susceptibles pueden ocurrir convulsiones con cualquier grado de fiebre mayor de 38 °C. Las convulsiones se presentan en niños con edades entre los tres meses y los cinco años, y pueden ocurrir con cualquier tipo de infección que produce fiebre, la mayor parte ocasionadas por virus.

Cuando un niño padece convulsiones la probabilidad de que vuelvan a presentarse es de 25 a 35%. Casi todas las convulsiones son breves y dada la posibilidad de otra crisis convulsiva deben proporcionarse medicamentos eficaces contra la fiebre.

¿Cuáles son los tratamientos adecuados?
La fiebre es la causa principal de consulta médica y para reducirla se prescriben antipiréticos de manera rutinaria. A medida que aumenta la temperatura, el niño se siente más incómodo y administrarle un medicamento eficaz contra la fiebre suele reconfortarlo.

Aparte de proporcionar alivio de los síntomas, el tratamiento con base en un antipirético no modifica el curso de las enfermedades infecciosas en los niños normales; también es beneficioso en los niños con alto riesgo de sufrir convulsiones.

La mayoría de los pediatras eligen un grado de fiebre de 38.5 a 39 °C para iniciar medicaciones encauzadas a aliviar el malestar del niño y la angustia de los padres.

Entre los antipiréticos disponibles en la actualidad está el Ibuprofeno, cuyos mecanismos de acción incluyen el alivio del dolor, la inflamación y la fiebre de forma más rápida, efectiva y en mayor tiempo que otros medicamentos.

El Ibuprofeno se absorbe bien y una dosis adecuada produce una reducción promedio de 2 °C en la temperatura corporal por lo menos durante tres a cuatro horas.

Además de que este medicamento es ampliamente utilizado por los pediatras por su presentación en suspensión y su seguridad, proporciona ventajas adicionales en el tratamiento de varias enfermedades infecciosas acompañadas de fiebre.

El dolor de dientes
El dolor de dientes se origina en alguna parte de la pieza dental, del tejido blando que la rodea o del hueso subyacente, puede irradiar hacia arriba y hacia abajo y extenderse desde la frente hasta debajo de la mandíbula.

La mayoría de los dolores se deben a caries o deterioro dental. La caries es una cavidad formada por la acción de las bacterias que viven en la boca: la caries del esmalte es poco sensible, ya que el esmalte es una estructura inerte, el dolor dura poco tiempo; la caries de la dentina provoca dolores persistentes a causa del calor, del frío y del azúcar transmitidos por los túbulos dentinarios unidos al nervio del diente; la caries profunda alcanza la pulpa y puede ser dolorosa por la compresión y la inflamación de la pulpa. Los alimentos comprimen la encía y la pulpa si la cavidad de la caries se sitúa entre dos piezas dentarias.
El dolor dentario sobreviene en la fase ya avanzada de una caries, se debe a la caries profunda o a la infección e inflamación de la mejilla a partir de una muela o un diente infectado.

¿Cuál es la causa de la caries?
La principal causa de caries dental es una película viscosa de residuos de comida, saliva y bacterias que se acumula entre los dientes conocida como placa. Mientras las bacterias de la placa consumen azúcares y almidones de los restos de comida, producen un ácido que puede destruir el esmalte protector dental.

Si se consume mucha azúcar, el ácido aumenta y su nivel continúa alto por lo menos los 25 minutos siguientes, a menos que se elimine con el cepillado.

Otras causas de dolor pueden ser porque una pieza dental se agrieta o se rompe y deja al descubierto el tejido y los nervios. Por otro lado también las personas con dientes sanos padecen de dolor al tener hipersensibilidad al calor o al frío.

¿Qué es lo que se debe hacer?
Para determinar la causa del dolor y el diente responsable, debe acudirse al dentista para que realice el diagnóstico. Ya sea mediante radiografías, estimulación eléctrica breve o la aplicación de chorros de agua o aire frío en los dientes, probará la vitalidad de la pulpa.

En caso de absceso, el dentista perfora el diente y drena, al hacer esto se libera la presión interna y el dolor se alivia.

Las personas pueden recurrir a los analgésicos como el Ibuprofeno para lograr alivio temporal si el dolor dentario es moderado. Y se recomienda nunca esperar a que el dolor se agudice para tomar los calmantes.

Dolor por la menstruación?
En la actualidad se sabe que la mayoría de las veces el dolor se debe a las prostaglandinas, las cuales son unas sustancias químicas que producen las contracciones musculares necesarias para que el útero expulse el flujo menstrual.

La dismenorrea o menstruación dolorosa también se cree que se debe a la detención de la circulación arterial uterina; por lo general se asocia a los ciclos ovulatorios.

La eliminación de tejido por el cuello del útero, un orifico cervical estrecho, la mala posición del útero, la falta de ejercicio y la ansiedad por la menstruación pueden contribuir al problema.

La frecuencia de este trastorno, que es motivo de significativo ausentismo escolar y laboral, puede aparecer durante la adolescencia y tiende a disminuir con la edad y después del embarazo.

¿Cuáles son sus características?
El dolor por menstruación suele ser de tipo cólico o calambre y puede ser una molestia trivial o un dolor incapacitante que se irradia a la zona lumbar o a las piernas. Es posible que comience antes de la menstruación o con ella, llega al máximo a las 24 horas y cede después de dos días.

Se acompaña a menudo con dolores de cabeza, náuseas, estreñimiento o diarrea y emisión anormalmente frecuente de orina, en casos extremos se incluyen vómitos.

Una mujer con dismenorrea presenta irritabilidad, nerviosismo, depresión y tensión abdominal que pueden persistir durante una parte o toda la menstruación.

Se distinguen dos tipos de dismenorrea:
Dismenorrea primaria que aparece en el primer año después de la primera menstruación.
Dismenorrea secundaria que ocurre dos a tres años después de la primera menstruación. Puede darse sin causa evidente, relacionarse con un trastorno hormonal provocado por el estrés u orgánica causada por infección pélvica, por un método anticonceptivo de barrera como el DIU movido o a una malformación genital, trastorno circulatorio, entre muchos más.

¿Cuáles son las medidas a seguir?
Cuando una mujer sufre de cólicos intensos debe consultar al médico para que le indique las pruebas a realizarse que pueden ser examen pélvico, análisis de sangre y de orina, una evaluación con ultrasonido o una laparoscopia, la cual consiste en introducir un tubo con sistema óptico para detectar enfermedades como tumores o adherencias.

La dismenorrea se puede aliviar o prevenir con fármacos que bloquean la producción de prostaglandinas y el que más se usa es el Ibuprofeno.

¿Cuál es el tratamiento indicado en afecciones en donde el síntoma común es el dolor?
Actualmente se cuenta con medicamentos que se han desarrollado en diversas fórmulas que no son narcóticas, para el alivio de síntomas como el dolor generado por diversos trastornos.
Para calmar dolores frecuentes de intensidad moderada como dolores de cabeza, menstruales, dentarios, entre otros, se utilizan fármacos cuya acción se centra en el sitio del dolor y se les denomina analgésicos.

El tratamiento con el Ibuprofeno representa varias ventajas en el alivio del dolor por contar con determinadas propiedades. El Ibuprofeno pertenece a una familia de medicamentos denominado AINE (antiinflamatorios no esteroides), que en dosis moderadas tiene efectos principalmente analgésicos y antipiréticos, esto quiere decir que alivia el dolor y a su vez es eficaz para disminuir la fiebre.

Este fármaco no es agresivo para el tracto digestivo y siempre debe ser prescrito por el médico, después de establecer el diagnóstico, sobre todo en personas mayores de edad.

El Ibuprofeno fue el primer derivado del ácido propiónico que se utilizó en forma general de tal manera que se tiene una gran experiencia de uso. Después de ingerido el Ibuprofeno se absorbe con rapidez, y en estudios realizados para establecer su eficacia se comprobó que en una hora, el alivio fue mayor (56.5%) en las personas a quienes se les administró Ibuprofeno en comparación con las que fueron tratadas con fármacos narcóticos como la codeína.

Otra de las grandes ventajas de usar Ibuprofeno en mujeres que sufren de dismenorrea reside en que reduce el riesgo para desarrollar cáncer de mama (28%), ya que muestra el mayor efecto protector.

La administración del Ibuprofeno se facilita ya que es por vía oral en forma de grageas, por periodos de tiempo que van de cuatro a seis horas. Además se puede consumir con los alimentos sin que esto interfiera con su efectividad.

El Ibuprofeno no se acumula en el organismo por lo que su efecto se concreta a la interferencia de la sensibilidad de las terminaciones nerviosas el tiempo necesario, para posteriormente ser eliminado vía urinaria rápida y completamente en las primeras 24 horas.
Para todos los casos de dolor o fiebre, por favor consulte al médico .

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada